¿Por qué llamamos “tapas” a las tapas? Una explicación distinta.

Existen muchísimas versiones sobre el origen de las tapas y yo voy a contaros la mía. Pero voy a hacerles una aclaración y es que no entraré en esos detalles sobre que Rey Alfonso era y si sabía o no sabía mucho de todo o de nada.

Lo único que nos importa o mejor dicho, lo único que me importa es retratarles que hubo alguien de la realeza aquel día en esta historia y que ese día salió a caminar por unas callejuelas, -aún sin poder ubicar en la región de la Castilla-, y cuentan las malas lenguas que no solo buscaba saciar su sed.

Después de largas horas de caminatas y de repartir “céntimos” de maravedí a los más necesitados, decidió parar y tomarse una copita de vino en lo de su amigo Manolo.

Debido a que en aquellos tiempos los “controles sanitarios” eran más permisivos, las moscas y demás insectos eran los habitúes de siempre entre jamones y cecinas. Y ese día en particular estaban en su plenitud. El camarero, perdón, Manolo,  con una maestría asombrosa, -que poco se veía en aquel entonces y menos hoy en día-, optó por cuidar la salud de su majestad colocándole un platillo por encima de la copa. Claro que el plato no estaba vacío. En él había un trocito de “pá amb tomàquet i pernil” y esto al monarca se ve que le entró en gracia.

Al acabar su copa, éste volvió a pedir: “Otra más de vino”, y Manolo rápidamente cumple con la orden. Pero algo no estaba bien. Se palpaba en el ambiente y bien sabían en el sitio que se había cometido un error bestial. ¡Una falta hacia su majestad!. En aquella época solo había un camino y este se pagaba con la muerte.

Todo parecía acabar de un momento a otro. Tal es así, que el Rey, mosqueado se lo hizo saber y al instante siguiente y con un aire resultón, al final, le pregunta: “ Manolo, ¿Dónde “puñetas” está mi tapa?”.

Bueno, espero que les hay gustado mi versión de los hechos, y si… confieso que pudo haber sido modificada para dar un marco más llamativo y alegre, pero no falta a la verdad, salvo por: los diálogos, la región desconocida de Castilla, los controles sanitarios en el medioevo, “el pá amb tomàquet i pernil” encima de la copa y por supuesto nuestro querido amigo Manolo.

 

 

Publicado en el blog del restaurante Que bueno que viniste http://quebuenoqueviniste.net/2012/09/17/una-explicacion-distinta-de-porque-llamamos-tapas-a-las-tapas/