Cómo diseñar el blog perfecto para tu restaurante.

Pero antes… ¿Cuáles son las diferencias entre un sitio Web y una página Web?

Aunque las definiciones que ofrece Wikipedia no me gusten demasiado, en este caso tendré que hacer una excepción. Lamentablemente, la falta de información junto con la falta de rigor conceptual, muchas veces nos lleva por caminos que solo pueden confundirnos, haciendo que vayamos aceptando acepciones no del todo acertadas.

Así que vamos al lío.

¿Que es un sitio Web?

Según la Wikipedia, “Un sitio Web es una colección de páginas de Internet relacionadas y comunes a un dominio de Internet o subdominio en la World Wide Web en Internet”.

Vale, hasta acá muy bien ¿Y una página Web?

Por otra parte, “Una página Web, página electrónica o cyber página, es un documento o información electrónica capaz de contener texto, sonido, vídeo, programas, enlaces, imágenes, y muchas otras cosas, adaptada para la llamada World Wide Web, y que puede ser accedida mediante un navegador”.

Vamos a poner un poco de claridad al asunto.

El problema que primero tenemos que aceptar es que una página Web no es una página Web como habitualmente le llamamos a todos los sitios Web.

Y acá es dónde viene la confusión.

Es muy común que llamemos erróneamente página Web a un sitio Web, ya que una página Web solo es una parte de un sitio Web.

Para entenderlo mejor, si lo comparásemos con un libro, un sitio Web sería el libro entero; mientras que una página Web sería solo un capítulo de ese libro.

¿Y un blog? ¿Qué es un blog? 

“Un blog es un sitio Web en el que uno o varios autores publican cronológicamente textos o artículos, apareciendo primero el más reciente, y donde el autor conserva siempre la libertad de dejar publicado lo que crea pertinente.”

¿Pero cuáles son las características que diferencian a un blog de un sitio Web?

1) Publicación periódica:

¿Cuántas veces has actualizado el sitio Web de tu restaurante? ¿Una vez al año para cambiar la carta de temporada? ¿Dos a lo sumo?

Los blogs han venido para quedarse; y una de las razones a esta nueva tendencia es la evolución que han tenido en cuanto a diseño en estos últimos años. El dinamismo en la publicación es determinante si lo que queremos es dar la sensación de que tu restaurante está vivo en el mundo 2.0. Atrás quedaron esos sitios Webs estáticos, sin actualizar; y sin ninguna razón más que un par fotos, un número de teléfono y un plano de Google maps.

De ti dependerá darle vida a ese blog y de conectar con tus clientes con tu contenido. Sé que es algo que seguramente no te haga demasiada gracia (tener que ocuparte de un blog con todo el trabajo que tienes), pero es necesario.

Recuerda que un blog sin actualizar –sin publicaciones periódicas, sin un contenido de calidad, sin un diseño cuidado y profesional- no es menos importante que tener tu restaurante limpio. Un blog es una extensión de tu restaurante, no algo ajeno que puedes descuidar.

Para mucha gente que cae por primera vez en tu blog puede ser la primera y la última impresión. Oscar Wilde decía: “No hay una segunda oportunidad para una primera impresión”. No les des esa opción.

 

Un blog sin actualizar -sin publicaciones periódicas, sin un contenido de calidad, sin un diseño cuidado y profesional- no es menos importante que tener tu restaurante limpio. Un blog es una extensión de tu restaurante, no algo ajeno que puedes descuidar.

2) Admite comentarios:

Una de las cosas más bonitas que tienen los blogs es la comunicación y el feedback que se genera con tus lectores. La comunicación con tus clientes no solo sucede dentro de tu restaurante; y las redes sociales y los portales de reservas como TripAdvisor cumplen con esa demanda que tus clientes utilizan.

Sé que este es un tema que muchos dueños de restaurantes aborrecen, ya que a su parecer, todas las críticas que le hacen son infundadas.

¿Acaso crees que todos tus clientes te dicen todo a la cara?

Nunca haces todo bien. Aprende a gestionar esas críticas, no a ignorarlas. La crítica es información y la información es poder. Solo está en ti saber escucharla y gestionarla para así poder cambiar y ofrecer un servicio mejor.

3) Es mucho más personal e informal:

Comunica, transmite, informa, llega al mundo a través de tu blog. Tienes la posibilidad de darle a tus clientes un montón de información sobre ti. Aprovéchala para eliminar barreras y conectar con tus clientes de una manera más cercana.

Sé tu mismo, no intentes impresionar con palabras rebuscadas. Solo deberás de ser consecuente con el tono de voz elegido para comunicarte con ellos. Son muchos los restaurantes que no saben cómo dirigirse a sus clientes dependiendo del medio con el que nos comuniquemos.

Por ejemplo: Si tu restaurante tiene un lenguaje más bien informal y canalla tanto en su decoración como en el trato ¿por qué voy a tratarte de Ud. cuando tenga que escribirte un email confirmando tu reserva?

El respeto a un cliente no se mide por la cantidad de Ud. que repitas, sino por la profesionalidad que sientas y transmitas por tu oficio.

 

 

4 razones de peso por las que tu restaurante necesita tener un blog y no un sitio Web:

#1 Porque “Sin un blog eres un homeless digital” Lo dice el gran Alfonso Alcántara y con eso me es suficiente.

#2 Porque a Miss Google le encanta que los blogs publiquen contenidos originales, de ahí su generosidad posicionando orgánicamente.

#3 Porque todo alojamiento Web (hosting) tiene un coste y con un blog podrás amortizarlo muchísimo mejor.

#4 Porque podrás crear una comunidad a través de tu blog y de tu marca. Tendrás un mayor control sobre tu reputación online y podrás gestionar tus propias reservas y opiniones.

 

¿Estás listo para empezar a hacer bien las cosas?

Cómo diseñar el blog perfecto para tu restaurante:

1) Header (Cabecera) social:

Este header o cabecera social puede variar dependiendo de la plantilla que hayas escogido para tu blog. Por ejemplo, en mi plantilla, no existía la opción de hacer una cabecera social encima del menú, sino que está a continuación de la barra de navegación. Desde ya un muy buen sitio donde destacar el logo, el número de teléfono, la dirección y las redes sociales que utilices. Pero insisto, puede variar.

Oganicfood

Si quieres investigar más, puedes entrar en Themeforest y en el buscador puedes poner la palabra “restaurante”. Tendrás muchísimas plantillas con las que entretenerte. Luego si quieres las podemos discutir y ver si te convienen o no.

2) Barra de navegación (menú):

Mi recomendación es que no abuses en cuanto al número de pestañas. Seis o siete como máximo serán suficientes para poder decir todo lo que necesitas decir. Recuerda que cuanto menos mareemos a nuestros clientes mejores serán los resultados que queremos obtener.

Las opciones pueden ser muy variadas, pero yo me he tomado el atrevimiento de enseñarte un menú básico: Inicio/¿Quiénes somos?/Carta/Galería de imágenes/Contacto/Blog/Reservas.

Ahora paso a detallarte el contenido de cada una de estas pestañas.

#1 Página de inicio:

La primera pestaña o página es la de inicio. Es lo que habitualmente llamamos Home o Landind page (página de aterrizaje) ya que por norma es la página más indexada de tu blog. De ahí la importancia en saber diseñarla con un objetivo claro: vender más.

Si piensas que con enseñar unas fotos del salón bien montado y ordenado es suficiente para que tus clientes quieran ir a tu restaurante, es que aún no has aprendido nada.

En el caso de los restaurantes nuestros objetivos más primordiales son dos:

1) Captar reservas desde nuestro blog.

2) Captar suscriptores.

Recuerda que una Landing page busca siempre convertir visitantes en leads.

Pero espera ¿qué son leads?

Un lead es una persona que llega a nuestro blog y rellena un formulario mediante una llamada a la acción. O sea mediante un pedido por nuestra parte. Es por eso que siempre debemos de ser lo bastante imaginativos a la hora de atraer/captar a nuestros visitantes. Un buen ejemplo, que nunca falla a la hora de conseguir suscriptores es ofrecerles algún tipo de descuento.

#2 Sobre nosotros:

Te confieso algo… el ego de ciertos cocineros me enferma. Seguramente te estarás preguntando el porqué de tal confesión. Pues simplemente, porque me aburren. Y más si lo tengo que leer en la pagina de “Sobre nosotros”.

¿Acaso crees que me mueve algo que llames a Ferran Adrìa por su nombre de pila? ¿Te piensas que eso vende?

De nada sirve que hagas de un momento de formación -muy puntual y limitado de tu vida- un todo y único, que no dice absolutamente nada más que un complejo por resolver.

Tu historia, la que le importa a tus clientes, no pasa por esos pequeños acontecimientos vividos con las celebrities de la gastronomía, sino lo que quedó tras ellos. Nadie dice que no tengas que decirlo, pero pasa sutilmente.

Háblame de dónde vienes, pero más hacía dónde quieres ir; y luego deja que tus platos sean los que hablen. Pero por favor, no intentes darte valor con algo tan banal como un simple postureo. Aburres.

 

De nada sirve que hagas de un momento de formación -muy puntual y limitado de tu vida- un todo y único, que no dice absolutamente nada más que un complejo por resolver. Tu historia, la que le importa a tus clientes, no pasa por esos pequeños acontecimientos vividos con las celebrities de la gastronomía, sino lo que quedó tras ellos.

#3 Carta:

Este es un tema que trae muchísimos dolores de cabeza. Todos te dicen que saben hacer una carta y todos, o casi todos, te aseguro que no saben lo que es hacer una carta para un restaurante.

Siempre tendremos algún amigo diseñador que nos la hará increíble en cuanto a diseño, pero ninguno que sepa como funciona nuestra cabeza (neuromarketing) a la hora de leer una carta específicamente diseñada para vender más.

No hagas un copy & paste de tu carta si no ha sido tratada como corresponde. Un muy buen ejemplo de cómo deberían presentarse las cartas en tu blog lo puedes mirar en el blog de Jamie Oliver.

#4 Galería de imágenes:

Seguramente habrás escuchado la frase: “Una imagen vale más que mil palabras”. La profesionalidad y percepción que tus clientes tengan sobre tu restaurante estará sujeta a la calidad de las imágenes que cuelgues en tu blog. Un blog bien cuidado y bien editado siempre te ayudará a conseguir más clientes.

Y recuerda: por más iPhone 6 plus que tengas, jamás podrás alcanzar la calidad de una cámara y un fotógrafo profesional. Haz las cosas bien. Nadie dijo que iba a ser fácil.

#5 Contacto:

Es verdad que muchas veces nos pasamos y abusamos con la cantidad de datos que nos gustaría conocer de nuestros clientes. Pero en realidad solo hacen falta dos: nombre y dirección de email.

No les pongas más barreras inhibitorias a tus clientes. Por cierto, no está de más poner debajo del formulario un widget de Google maps. Siempre ayuda.

#6 Blog:

Si pensabas que redactar un post era solo cosa de ponerse a escribir, pues te equivocas. No quiero asustarte, pero cuando hablamos de escribir un post para un blog, de generar contenido, no es algo que debas tomarte a la ligera.

Quien te diga que tienes que montar un blog y que obtendrás resultados inmediatos te está mintiendo. Un blog puede resultar muy estresante cuando analizamos las métricas de los primeros meses, pero eso no debe de echarte para atrás.

¿Acaso, cuando has montado tu restaurante, pensabas que iba a ser fácil desde el primer día de su apertura?

#7 Reservas:

La mejor ubicación para la pestaña de “reservas” es al final de todo, en el margen derecho. Y si está con un color llamativo, mejor. Pero cuidado, si uno de tus objetivos es captar clientes con tu módulo de reservas no lo dejes solo ahí.

Tu Landing page será un sitio excelente para destacarla. Así de esta manera, al ser más visual, conseguirás captar la atención de tus visitantes.

Recuerda que un sitio Web tiene un coste anual por alojamiento y cuanto más provecho le saques (reservas online, captar suscriptores para email marketing, generar una marca, gestionar reservas) mejores resultados obtendrás.

Amortiza tu blog como si fuera algo más que unas páginas amarillas.

 

3) Secuencia de imágenes en el header:

Recuerda: “Si el contenido es el rey la imagen es la reina inseparable”. Nunca descuides la imagen de tu blog.

Si te pido que rompas las reglas y que evites poner una imagen del salón, tampoco vayas de guay y pongas una foto tuya haciendo una barbacoa. Busca, observa, investiga lo que hacen otros restaurantes. Pero cuidado, no te confíes y creas que por llevar una estrella Michelin su sitio Web esté bien hecho. No voy a nombrarlos pero luego si quieres por MD en Twitter te los enseño.

Igual no te preocupes que este tema ya lo iremos recuperando a lo largo del año. Solo te voy a dar el enlace de un sitio Web que me encanta. Utiliza vídeos para mostrar su trabajo, no una foto del salón.

Como te decía antes, las reglas están para ser cambiadas. Míralo hasta el final. Son varios platos los que dibuja.

akrame

4) Pié de página (footer):

Si eres de los que creen que el footer aún sirve para posicionar tu blog en Google, significa que estás un poquitito desactualizado. Mi recomendación es que lo utilices para ayudar a tus visitantes con alguna cierta información de recordatorio. Por ejemplo: un widget de suscripción, nubes de etiquetas o con algunos botones de redes sociales. No te compliques.

 

Espero que te haya sido de ayuda.

En el próximo post te enseñaré qué aspectos debes tener en cuenta a la hora de hacer tu Landing page.

 

Derechos de Imagen de Fotolia.