Manifiesto Gastronómico.

No soy un cocinero con estrella, ni tampoco un estrellado,

Me apasiona lo que hago y trato de aprender a cada paso,

Porque sin pasión esta profesión, este oficio o esta artesanía no puede ser entendida.

Una vez escuché a un famoso corredor de F1 Español decir que el segundo es el primero de los perdedores.

Y precisamente este mismo corredor ha salido más veces segundo que primero,

Y sin embargo es considerado como uno de los mejores de toda la historia automovilística por su genialidad al volante, ¿Entonces lo importante es solo ganar y ser el numero 1 o luchar siempre cueste lo que cueste, dar lo mejor de sí y que luego te pongan las etiquetes que te quieran poner?

 

Todos no somos iguales. Eso es así, siempre fue así y siempre será así,

Y todos necesitamos cosas distintas, tratos distintos, ayudas distintas, motivaciones distintas.

 

El pez más grande se come al pequeño,

Pero todos empezaron siendo pequeños ¿No?

Y si las oportunidades para hacernos más grandes nos las arrebatan los mismos tiburones de siempre, ¿Cómo podemos conseguirlo?

 

El sacrificio por llegar debe costar, se debe ganar y así, solo así, sabrás lo que cuesta y podrás darle ese valor a tan especial.

Las ideas están en tu cabeza pero hay que buscarlas, hay que trabajarlas, darles un sentido y realizarlas y dejar el miedo a un lado.

 

Porque sin sentido todo se vuelve monótono y aburrido,

En un mundo en el que solo se valora el éxito y solo eres “alguien” si estás con ese alguien que a su vez está con ese alguien que- ya sabéis lo que sigue, ¿no?- ¿Acaso conoces tú a ese alguien?

 

¿Y quién otorga el éxito? ¿Es justo? ¿Ha sido a base de esfuerzo y de sacrificio?

 

Es fácil criticar por el simple hecho de llevar la contraria; como también destruir en treinta segundos lo que se lleva años construyendo, o toda una vida.

Una visión es lo que nos lleva a dónde creemos que tenemos que ir…

¿Y si todos tuviéramos las mismas herramientas para poder darnos a conocer?

 

Lo sencillo es malo y lo complicado es atrevido; es así como se vienen dando las cartas desde hace ya varios años hasta esta parte; pero todo vuelve…

Y volverá el día en el que la sencillez sea mágica y porqué no… también atrevida.

Esto no es solo un critica, es más bien una reflexión con destino a dónde tu quieras, pero a un destino claro a todos los que componemos el mundillo gastronómico. Y si quieres puedes transpolarlo al medio que sea, pero eso si… poniéndole un punto final a la mediocridad, la superficialidad y a las gazmoñerías, que sin preguntar, nos acompañan en cada momento.

 

Espero que les haya gustado y si en verdad ha sido así, por favor no dudes en compartirlo con los tuyos.

 

Derechos de imagen de Disney.

Publicado en el blog del restaurante Que bueno que viniste http://quebuenoqueviniste.net/2013/10/29/manifiesto-gastronomico/