La guía definitiva que todo restaurante necesita saber sobre Copywriting.

“Las palabras son sólo piedras puestas atravesando la corriente de un río. Si están allí es para que podamos llegar al otro margen, el otro margen es lo que importa.” José Saramago.

José Saramago no podría haberlo explicado mejor: “Las palabras son solo piedras puestas atravesando la corriente de un río”. ¿De qué sirve si esas palabras no nos llevan a ningún sitio? El otro margen es adonde queremos llegar ¿no?

Entonces yo me pregunto ¿Qué hace tu restaurante para ayudarles a buscar lo que buscan? ¿Qué palabras son las que utilizas para ayudar a tus clientes a cruzar ese río?

Si no los guías jamás podrán encontrarte.

He aquí la misión del Copywriting.

 

La guía definitiva que todo restaurante necesita saber sobre Copywriting.

Define a tu público objetivo:

Aunque no lo creas, esta es la primera pregunta que debes hacerte. Y no saberla responder solo te llevará a escribir un montón de palabras sueltas divagando por Internet sin ningún tipo de sentido.

Un blog necesita de unas ciertas pautas. Y una de ellas es conocer para quién voy a escribir.

Recuerda: El objetivo de tu blog no es el de dártelas de escritor, sino captar a más y mejores clientes que aumenten las ventas de tu restaurante generando a cambio un contenido de valor.

 

Háblame a mi, solo a mi y a nadie más que a mi:

¿Acaso es muy difícil hacerme sentir especial? ¿Por qué esa maldita costumbre de dirigirte hacia una multitud?

No son pocos los blogs que sienten esa necesidad acomplejada de dirigirse como si todo el mundo te estuviera escuchando al mismo momento.

Lo único que pido es que me hagan sentir especial. Y si lo que quieres es captar mi atención dirigiéndote de manera plural, pues no lo conseguirás.

Consejo: Escribe tus textos en la segunda persona del singular.

 

Decide tu tono de voz:

Saber para quién escribimos es fundamental para definir nuestro tono de voz. Utilizar un lenguaje que conecte con nuestro público objetivo será determinante ya que no será lo mismo dirigirse a una edad promedio de 50 años que a los millennials.

La ventaja de los restaurantes con respecto a otros negocios electrónicos -que no pueden ver físicamente a sus clientes- es que tú sí sabes qué clientes y qué perfiles acuden a tu restaurante. Aprovéchalo. Conocer personalmente a tus clientes (edad, sexo, estatus socioeconómico, etc.) te ayudará saber cómo dirigirte hacia ellos.

 

Frases cortas y breves mejor:

Acá es donde más nos duele los que tenemos un cierto enamoramiento sobre nuestras palabras. Pero debo confesarte que algo de orden debes administrar en tus textos. Alternar frases cortas con frases largas hace que tus textos parezcan más fluidos.

Aprender a sintetizar en unas pocas palabras –diciendo absolutamente todo y más– es todo un arte que nunca se acaba de aprender. No escribas por escribir. Sé concreto y claro. Divagar e irnos por las ramas vomitando todo nuestro saber -sin ningún orden- en una hoja de pixeles no nos conduce a nada.

 

Aprender a sintetizar en unas pocas palabras –diciendo absolutamente todo y más– es todo un arte que nunca se acaba de aprender.

Utiliza un lenguaje emocional, Imprime los valores en tus textos:

Si pensabas que esto del Copywriting es aburrido porque limita todo tu “arte” y no te deja ser tú mismo, pues te equivocas. Algo puedes. Y cuando necesites imprimir tus valores utilízalo más que nunca.

La visión de una organización –el por qué has nacido para lo que has nacido– es fundamental para poder conectar con tus clientes. Recuerda: los restaurantes están hechos por personas; y esas personas, que hacen de tu restaurante uno único, debes hacerlo sentir con palabras.

Transmite, emociona, marca un camino y grítalo a los cuatro vientos en tu blog. Haz que tus clientes sientan como suyas tus causas. No importa cuan pequeño sea tu restaurante, los sueños no tienen porque ser proporcionales al tamaño de la organización. Hacen falta restaurantes comprometidos socialmente con las causas que crean: medio ambiente, el mar, productos sostenibles, lo que sientas.

Carlo Petrini -fundador del movimiento Slow Food– lo dice alto y claro: “El alimento, la política y el medio ambiente siempre han ido de la mano”.

Hablamos de valores, de sentires, de transmitir. Hablamos de inspirar. Y las palabras adecuadas, utilizadas de maneras adecuadas, te ayudarán llegar con tu mensaje; y por consiguiente a más clientes.

Mark Zuckerberg decía: “Tú no puedes empezar comunidades. Las comunidades ya existen. Ya están haciendo lo que desean en la red. La pregunta que deberías hacerte es cómo puedes ayudarles para hacer eso mejor”.

 

No importa cuan pequeño sea tu restaurante, los sueños no tienen porque ser proporcionales al tamaño de la organización. Hacen falta restaurantes comprometidos socialmente con las causas que crean: medio ambiente, el mar, productos sostenibles, lo que sientas.

Si vendes algo que no se note:

Está claro por qué hacemos lo que hacemos. Pero el ganar dinero es solo el resultado en esta ecuación. En el blog de tu restaurante escribirás de manera persuasiva (Copywriting Gastronómico) para obtener unas resultados determinados. Pero si tus clientes se dan cuenta que les estás intentando “colar” -de manera obscena y descuidada- tus productos, lo notarán.

Para que lo entiendas mejor: Go Pro no vende cámaras de deporte extremo. Go Pro te vende la promesa de poder guardar todos tus sueños y encima enseñárselo al mundo. Es hora de que los restaurantes empiecen a pensar igual a Go Pro.

Recuerda: No solo vendes buena comida. Así que empieza a preguntarte ¿Qué es lo que en realidad estás ofreciendo? Diferénciate y empieza a reflexionar la manera en la que quieres ser percibido por tus clientes.

 

Maqueta tus contenidos con coherencia:

Yo no sé tú, pero yo puedo tirarme tranquilamente dos horas tranquilamente en maquetar un contenido ya escrito.

Utilizar negritas, separar cada cuatro o cinco líneas los párrafos, buscar enlaces, entrecomillar, remarcar las frases más interesantes, seleccionar la foto más adecuada, etc. etc. etc. … No es solo una cuestión narcisista por parte de mi blog; sino más bien una necesidad implícita que tus clientes -sabiendo o no del tema- percibirán.

Recuerda: “Un blog no se lee, se escanea”. Y si no ayudamos a esos ojos que nos encuentran a ver lo que necesitamos que lean, nuestros textos pasarán desapercibidos. De ahí la importancia a evitar bloques de textos uniformes y de resaltar lo que necesitamos que sea necesario.

Si quieres saber cómo lee la gente, te recomiendo el siguiente post ¿Cómo lee la gente en Internet?

 

Un blog no se lee, se escanea. Y si no ayudamos a esos ojos que nos encuentran a ver lo que necesitamos que lean, nuestros textos pasarán desapercibidos

La imagen lo es casi todo:

Una imagen vale más que mil palabras. ¿Trillada? Sí, lo sé. Pero es así. Poner la primera imagen que encuentras -sin importar los derechos que pueda llegar a tener- o hacer tus propias fotos con el móvil no es una solución.

Si el contenido es el rey, la imagen y todo lo relacionado con la belleza de tu blog, es la compañera inseparable que hace que de un solo vistazo decida si se queda o no a dar el siguiente paso: que es leer tu blog.

Si quieres indagar un poco más sobre el tema te dejo este post de Maïder Tomasena ¿Qué va antes, el diseño o el contenido al crear una nueva Web? Encontrarás unas metáforas muy interesantes que resolverán todas tus dudas. Te lo aseguro.

 

No pierdas tiempo escribiendo sobre temas que no aporten valor a tus clientes… y a ti:

Los temas que puedes tratar en el blog de tu restaurante son variados; siempre y cuando respondas la siguiente pregunta: ¿Son éstos los temas que le pueden interesar a mis clientes? ¿Y a mi -como restaurante- me aporta algo?

Tu tiempo vale; y si no empiezas a optimizarlo solo obtendrás una cantidad de horas sin ningún tipo de beneficio. Recuerda que tu blog no es un sitio dónde guardar fotos y colgar la información de contacto.

Pensar y diseñar una estrategia de contenidos será fundamental para organizar y optimizar todos tus recursos, incluido tu tiempo.

Si quieres aprender a crear una estrategia de contenidos te dejo este post de Vilma Nuñez.

 

Ahora bien… ¿Te parece interesante lo que estás leyendo? Perfecto… vamos a ponernos más técnicos.

 

¿Te gustaría poner tu restaurante en las primeras posiciones de Google?

De nada sirve matarte escribiendo si no eres algo técnico con lo que escribes. Y cuando digo “técnico”, me refiero a hacerle el trabajo más fácil a Google.

Recuerda: no escribes para ti, sino para tus lectores. Y lo haces con un fin determinado: atraer y captar a más clientes para tu restaurante. Todo aquello que escribas y que no aporte nada a tus clientes, no sirve.

 

Empieza por un título que lo diga todo:

El 80% del éxito de un post se lo debes -en primera instancia- al título que hayas elegido. Recuerda: Quiénes lean tus contenidos solo tendrán unos pocos segundos para decidir se siguen adelante o no. Tu propósito es atrapar en ese breve tiempo la atención de tus lectores.

Otra cosa que debes tener en cuenta es que a Google no le gustan los títulos kilométricos; ya que saca su tijera a pasear cuando ese titular tiene más de 70 caracteres. Sin embargo si te pasas solo un poco, tranquilo que no pasa nada.

 

El 80% del éxito de un post se lo debes -en primera instancia- al título que hayas elegido. Quiénes lean tus contenidos solo tendrán unos pocos segundos para decidir se siguen adelante o no. Tu propósito es atrapar en ese breve tiempo la atención de tus lectores.

Existen varias fórmulas para crear títulos que enganchen pero lo que debes hacer siempre es preguntarte -como lector- ¿Es esto para mi? ¿Me va a aportar alguna solución? ¿Conseguiré algo en claro si llego al final de ese post?

Te dejo algunos ejemplos y por qué no también algunos consejos de gente que admiro y aprendo todos los días:

¿Por qué no funcionan tus anuncios en Facebook? By Víctor Martín.

Cómo escribir tres veces más rápido contenidos de calidad en tu blog. By Maïder Tomasena.

5 claves para ser un mejor gerente de restaurante. By Erika Sofía Silva.

 

Palabras claves en títulos y subtítulos:

Los títulos y subtítulos ayudan a la señorita Google a buscarte. De ahí la importancia de poner la palabra clave dentro de esos títulos. Por ejemplo: El título de este post es La guía definitiva que todo restaurante necesita saber sobre Copywriting.

¿Cuáles crees que son las palabras claves que ayudarán a Google? Exacto: Copywriting y restaurante.

Recuerda: Usar títulos y subtítulos dentro del post (H1, H2) además de separar visualmente los párrafos y ayudar al lector a escanear lo que busca, ayuda a miss Google a colocarte en un sitio u en otro. Piensa esos títulos buscando un fin, una necesidad, y deja a un lado tus caprichos de escritor prolífico.

 

Número de palabras por post:

Los criterios de Google cambian sin previo aviso. Es así como va evolucionando. Ahora mismo, por ejemplo, quiere contenidos de 1500 palabras o más por post. Todo un reto tanto para el que genera contenido como para el lector.

Parece una contradicción el hecho de tener que hacer textos tan largos en estos tiempos de agnosia; pero ahí radica el reto. Si cumples con esa cantidad de palabras -si tus contenidos se comparten y se leen- Google te premia con mejores posiciones. Así que manos a la obra.

 

No descuidar el SEO on-page:

La señorita Google ha evolucionado en cuanto a keywords. Y vaya si lo hace. Antes si querías posicionar una palabra determinada solo tenías que colocarla en el post cuantas veces pudieses. Incluso si el texto quedaba gramaticalmente raro, la verdad es que no importaba mucho. En cambio, por repetición de palabras tus contenidos subían como la espuma.

Sin embargo todo eso cambió para mejor. Y los sinónimos y el léxico enriquecido son bien recompensados por parte de Google. Escribir mal ya no es una excusa.

 

¿Te sientes capaz de empezar a escribir tus propios textos?

Solo queda ponerte manos.

 

Derechos de imagen Fotolia.

Introduce tu correo y recibirás contenidos exclusivos que te ayudarán a poner a tu restaurante en lo más alto.