El cliente NO siempre tiene la razón ¿Y los restaurantes?

El cliente No siempre tiene la razón ¿Y los restaurantes?

Hablemos claro, sin miedos y dejemos de ser todo lo políticamente correctos que podamos. En otras palabras: seamos sinceros. Hagamos como que estamos en un bar, luego de una larga jornada laboral solos tú y yo. Y de repente recordamos el episodio sucedido unas horas antes en el restaurante. Un suceso desagradable debo de confesar, por demás innecesario, abusivo y desproporcionado como puede ser la falta de respeto y la mala educación; y no necesariamente por parte del restaurante.

El chantaje Web.

El chantaje Web no es otra cosa que la amenaza desmedida e injustificada, de ciertos personajes a exigir lo que sea -más allá de todo servicio amable, educado y correcto- por el simple hecho de creer tener el derecho a una compensación etílica en su formato pertinente, intimidando al trabajador con la nefastísima mala crítica si no se cumplen sus demandas.

Ahora, yo te pregunto: ¿El cliente siempre tiene la razón? ¿No existen abusos por parte de los consumidores?

 

Las quejas de antaño.

Recuerdo, hasta no hace muchos años, que la única forma de manifestarnos y de ser escuchados ante la injusticia que habíamos recibido era la bendita hoja de reclamaciones. En ella volcábamos toda nuestra ira, con más o menos veracidad, y tan a gusto que nos quedábamos. Eso sí, había que llevarla luego al organismo pertinente; perder un tiempo considerable; para que luego nos digan: “Perfecto, muchas gracias. Su reclamación ya ha sido archivada”.

 

Algo está cambiando, Internet nos está cambiando.

Es muy interesante ver como el mundo gira alrededor de Internet; incluso hasta para decidirnos por un par de zapatillas. ¿Significa el fin de los vendedores de zapatillas? No lo sé, o mejor dicho: aún no lo creo, pero… Hay que reconocerlo, nos encanta conocer las experiencias de los demás y esas experiencias, están ahí, en la red.

Si queremos comprar un reloj, miramos en Internet. Si queremos comprar una tele, miramos por Internet. Si queremos hacer un viaje, miramos por Internet aquellas opiniones VIVIDAS por los viajeros, hasta el punto de haber sentido el viaje antes de habernos ido. Buscamos experiencias, buscamos realidad escrita, buscamos lo vivido contado por personas y no por marcas que engrandecen sus productos. Y los restaurantes para nada son la excepción, aunque algunos “empresarios” del sector se nieguen a verlo.

 

Si queremos hacer un viaje, miramos por Internet aquellas opiniones VIVIDAS por los viajeros, hasta el punto de haber sentido el viaje antes de habernos ido. 

 

Es que las criticas que hacen sobre mi restaurante no son ciertas, dicen los ojos que no quieren ver.

Si las críticas que le hacen a tu restaurante no son ciertas, pues entonces no tendrás que preocuparte por nada. ¿No te parece?

Te cuento un ejemplo, uno que me sucedió a mi hace unos dos años. Un sábado, a eso de las siete de la tarde, llama una señora para hacer una reserva. Lamentablemente el horario que ella quería no iba a ser posible, dejándole acotadas sus opciones para una hora antes o para el día siguiente en ese mismo horario. Al recibir la negación por mi parte, la indignación de ésta mujer fue tal, que comenzó a elevar el tono de voz sin yo haberle ayudado a esa reacción desmedida. Luego de varios minutos, intentando calmar la situación, me cuelga y nunca más supe de ella o por lo menos no con ese nombre. Una situación tensa, desagradable. Sin embargo el tema no quedó ahí y es que para mi sorpresa, veo al día siguiente una crítica en el TripAdvisor, de esta misma mujer, que decía que le había gritado, que le había negado una mesa porque solo eran dos personas y que la comida no estaba tan buena como decían las otras opiniones. Pero señora si Ud. no ha podido venir a mi restaurante ¿Por qué miente? Y Uds. TripAdvisor ¿Por qué publican una critica que no es verdad?

Casos aislados los hay y todos podemos tener un mal día; pero una cosa debes de aprender: Jamás todas la voces que opinen se confabularán juntos en tu contra… o ¿Será por qué te tienen envidia, como a Cristiano, por ser joven, guapo y rico? Sí quieres seguir actuando como una diva caprichosa, adelante… pero yo no te lo recomiendo.

 

Casos aislados los hay y todos podemos tener un mal día; pero una cosa debes de aprender: Jamás todas la voces que opinen se confabularán juntos en tu contra

La crítica es información.

No hay nada mejor que te digan en que te has equivocado. Los servicios lentos por culpa de una cocina ineficiente, las largas esperas por parte de los comensales cuando la mesa estaba reservada, las descoordinaciones entre la sala y la cocina, la falta de dedicación para con los clientes, algún comportamiento impropio por parte del personal, etc.

La crítica es información, no lo olvides. Y lo que nuestros clientes opinen deberás afrontarlo; porque de la crítica jamás nos libraremos. Es nuestra eterna obligación escucharlos para mejorar, incluso hasta eso que hacías genial. Y serán ellos siempre, con mayor o menor criterio; quienes valoren el trabajo de todo un equipo, porque están en su derecho; aunque algunas veces nos toque algún payaso, que confunda servicio con servidumbre, para olvidar.

 

Derechos de imagen de Fotolia.