18 Estrategias de ventas para restaurantes, Parte 1.

¿Lo has intentado todo pero sigues sin aumentar las ventas en tu restaurante? ¿Crees que la solución a todos tus males es subir los precios de la carta? ¿Consideras que todo el esfuerzo que le dedicas, todo aquello que sacrificas, no te compensa a final de mes?

Es difícil ver como las situaciones se van torciendo y más aún cuando no sabemos porqué. 18 Estrategias de ventas para restaurantes intenta ser una ayuda para centrarte en unos determinados puntos clave para la gestión de un restaurante.

18 Estrategias de ventas para restaurantes, Parte 1.

1) Trata a TODOS tus clientes como si fueran las personas más importantes de tu vida:

Una sonrisa vale más que mil palabras. Una frase bastante trillada que de tanto escucharla solo se ha quedado en frase y que muchos olvidan lo poderosa que puede ser aplicarla. No hay nada peor que una bienvenida que no es bienvenida en un restaurante; y una sonrisa será siempre la mejor de las bienvenidas. La primera impresión es la que cuenta… y la segunda… y la tercera… y la última… hasta que tus comensales terminen la velada; y luego de vuelta a empezar. Ellos son tu prioridad. Aprende a entenderlos, a darles lo que necesiten, a enseñarles lo mejor que tienes en tu casa. Sin ellos de nada sirve tener al mejor chef o al mejor maître ni al peor de nada. Sin ellos, solo serías otro restaurante vacío. Por eso te pido: hazlos sentir cómodos, hazlos sentir especiales; simplemente trátalos como si fueran las personas más importantes de tu vida.

2) Haz que tu restaurante no sea una copia:

¿No te pasa, como con los supermercados, cuando visitas un restaurante, que crees que puedes elegir de entre una oferta variadísima y luego terminas pidiendo lo mismo del restaurante de al lado? Estaremos de acuerdo en que cada restaurante tiene un estilo diferente, pero ¿no te aburres de ver los mismos platos de siempre, con unas mínimas variaciones? ¿Por qué los restaurantes se parecen tanto entre si? Las modas condicionan a la creatividad; y la “creatividad” una palabra tan bonita, parece estar cada vez más condicionada por los perezosos al esfuerzo sin visiónDale a tu restaurante una identidad. Hazte fuerte en aquello que sabes hacer y déjate de inventos. Recuerda que tu restaurante tiene una historia que contar, la tuya, no la de los demás.

 

“Todas las personas tienen la disposición de trabajar creativamente. Lo que sucede es que la mayoría jamás lo nota” Truman Capote.

GEMELOS

¿Por qué a veces los restaurantes se parecen?

3) Sé ordenado a la hora de hacer tus números:

Jamás descuides la situación económica-financiera de tu restaurante. Para resumírtelo, los números, para un restaurante, son como las analíticas para las personas. Confieso que las agujas me dan bastante “yuyu”, al igual que a muchos restauradores los números. Sin embargo si miramos para otro lado, si no tomamos las decisiones a tiempo, puede que sea demasiado tarde. Nunca debes dejar de controlar, de analizar, de sentir tu restaurante. Puedes tener absoluta confianza en tu equipo, pero a tu equipo ¿quién lo controla? Es tu deber y obligación saber todos los movimientos que realiza tu equipo. Y recuerda que conocer el día a día de tu casa te permitirá tomar las mejores estrategias de ventas para tu restaurante, aunque algunas veces nos de miedo encontrarnos con lo que no queremos encontrarnos.

 

… los números, para un restaurante, son como las analíticas para las personas. Confieso que las agujas me dan bastante “yuyu”, al igual que a muchos restauradores los números.

4) Hazte con un equipo profesional y sal de la mediocridad:

Si tu filosofía de contratación es como la de Wall Mart… no es que vayamos muy bien encaminados. ¿En manos de quién dejas a tu restaurante? No puedes pretender un equipo de calidad, creativo, proactivo e involucrado con salarios básicos. Con salarios básicos, obtendrás lo que la mayoría obtiene, resultados básicos. Es muy fácil exigir si no sabes lo que te puede aportar tu equipo. Si no conoces sus habilidades, si no consigues enseñarles lo que quieres, si no les facilitas unas condiciones justas, los agotarás. Recuerda que nos pasamos más tiempo en el trabajo que con nuestra familia. Recompénsalos como se merecen si no quieres ser otro restaurante de rostros desconocidos. Un equipo profesional, bien remunerado y estable te dará la diferencia.

 

“Sólo contrataría a una persona si creo que también me gustaría trabajar para ella” Mark Zuckerberg.

¿Qué te parecen hasta ahora estas estrategias de ventas para restaurantes?

¿Continuamos?

5) Fortalece tu presencia en Internet animando a tus clientes a dejar una opinión sincera y constructiva:

Si crees que lo primero que hacen tus clientes antes de reservar en tu restaurante es buscar un sitio dónde aparcar el coche, es que aún no has entendido nada. Solo les hace falta: una conexión a Internet y el nombre de tu restaurante para ver tu prontuario en la red. No es algo que debas dejar por libre. Gestiona tu presencia en el mundo 2.0, selecciona las redes sociales que más te interesan, corrige lo que tus clientes te reclaman. La información es poder y gran parte de esa información la dejan tus clientes en las diferentes redes sociales o portales de reservas como TripAvisor. Pídeles siempre a tus clientes una opinión sincera y constructiva, ellos te la darán; solo tendrás que facilitarles los medios para poder hacerlo. Pero esto ya te lo explicaré más adelante.

 

¿Crees que lo primero que hacen tus clientes, antes de reservar en tu restaurante, es buscar un sitio dónde aparcar el coche? Recuerda: Solo les hace falta: una conexión a Internet y el nombre de tu restaurante para ver tu prontuario en la red. Gestiona tu presencia en el mundo 2.0.

6) Optimiza los turnos de tu salón:

¿Por qué los fines de semana todos quieren venir a mi restaurante a la misma hora? Lo sé, es un mal que tenemos todos cuando salimos. Tienes el restaurante abierto desde las 19:30 h. y sin embargo todos quieren venir en esa franja horaria tan codiciada (21:30 h. a 22:30 h.) Pero no te preocupes, que tiene solución. Confía en mi, somos animales de costumbre y si nos dicen que solo podemos ir en el horario que nos indican, lo haremos. Quizás haya alguno que le moleste, pero no debes de alarmarte, la próxima te aseguro que se adaptará a tus necesidades. Solo necesitas un poco de mano izquierda para llevar la situación. Ve jugando con los turnos y dale a tus cocineros un margen lógico de tiempo para poder organizarse y ser mas eficientes. Te lo agradecerán. Empieza por organizar dos servicios en tu restaurante: uno que comience a las 20 h. y el otro a las 22 h. Una vez que vayan completándose los turnos, irás sugiriendo a tus comensales los nuevos turnos disponibles, siempre teniendo en cuenta tus limitaciones en beneficio de tus comensales.

 

Confía en mi, somos animales de costumbre y si nos dicen que solo podemos ir en el horario que nos indican, lo haremos.

7) Ofrece un servicio de comidas para llevar:

Los servicios de comidas para llevar han venido para quedarse. Y no es un tema para descartar a la ligera. Estaremos de acuerdo en que no todos los restaurantes lo podrán ofrecer. Y la infraestructura que tenga tu cocina será determinante. Sin embargo no es un tema para descartar a la ligera. No te olvides que la cultura del “Take away” está empezando a ser cada vez más fuerte en España. Y portales como: Just-Eat y La Nevera Roja nos lo demuestran con sus datos. ¿Acaso no te gustaría aumentar las ventas de tu restaurante sin ocupar ninguna mesa?

8) Potencia tu carta de vinos:

¿Qué me aportan las grandes bodegas, además de un cierto nivel a la carta de vinos? Solo status. En la variedad está el gusto dice el refrán y los consumidores no solo beben etiquetas, sino brebajes que los sorprendan. Hoy en día es casi imposible que te ofrezcan un vino de mala calidad, sin embargo en algunos restaurantes a veces sucede. Ten en cuenta que en el mundo del vino la relación precio-calidad que puedes encontrar es casi excelente. Entonces ¿por qué pagar más caro por una etiqueta si puedo sorprender con un vino excelente que además resulta curioso y a un precio más competitivo? No digo que prescindas de las grandes bodegas, solo que no renuncies a sorprender a tus comensales. Entonces que me dices… ¿Quieres seguir vendiendo etiquetas, que tienen todos, con un margen de ganancia menor o quieres maravillar a tus clientes con un descubrimiento exquisito que te beneficie a ti?

9) No metas más gente en tu restaurante si empiezas a dar un servicio mediocre:

Todo tiene un límite y tu restaurante no es la excepción. Tu cocina tiene un límite, tu salón tiene un límite, tu personal tiene un límite. ¿Compensa dar un mal servicio a cambio de unos euros más? Si tienes a tus clientes sentados y das un servicio lento, con largas esperas entre plato y plato y luego los apuras a que dejen la mesa para doblarla, ¿no crees que la percepción que se lleva tu cliente es más bien negativa? ¿Por qué estas prácticas de hacinamiento? Tan difícil es decir: “ Lo siento pero esta noche nos será imposible atenderlos. ¿Por qué no prueban en alguno de los siguientes restaurantes?”. Algunos me dirán: “Si claro, estoy para mandarlos a mi competencia”. Pero, ¿te has puesto a pensar que puedes lograr con ese mensaje? 1) Les has sido sincero. 2) Les has dado a entender que estás a tope y que no iban a poder ser atendidos como se merecen. 3) Les has demostrado que no tienes ningún complejo al recomendarle otro restaurante. 4) Le has dado un motivo para volver, pero reservando, ya que siempre esta lleno ¿No se trataba de eso?

 

¿Y a ti qué otras estrategias de ventas para restaurantes se te ocurren?

 

Derechos de imagen de Fotolia.

Introduce tu correo y recibirás contenidos exclusivos que te ayudarán a poner a tu restaurante en lo más alto.